ANIMA MUNDI
Psicologia y cuidado de la Politica

Donde en cambio somos menos capaces, lo que más nos hace sufrir, lo que más nos anestesia, lo que más removemos con tapones para los oídos, pestillos, alcohol, electrónica, internet, café y compras, es el mundo allá afuera, la polis. Removemos la psique de la polis y somos inconscientes respecto de ella: es la polis el inconsciente. Nos hemos convertido en pacientes y analistas híperconscientes, individuos muy conscientes, interiorizados con gran sutileza y ciudadanos muy inconscientes”

“El mundo no pide que creamos en él; pide que lo notemos, que lo apreciemos y que prestemos hacia él atención y cuidado”

“Lo más importante es que la depresión es una afección endémica colectiva y nosotros la sentimos y pensamos que está solamente dentro de nuestro cerebro. En… mi familia, en mi matrimonio, en mi trabajo, en mi economía… Hemos colocado todo esto dentro de un “yo”. En cambio, si hay una Anima Mundi, si hay una Alma del Mundo – y nosotros somos parte del Alma del Mundo – entonces lo que sucede en el Alma externa también me sucede a mí y siento la extinción de las plantas, de los animales, de las culturas, de los idiomas, de las costumbres, de los oficios, de las historias… Todos están desapareciendo. Por supuesto que mi Alma experimenta una sensación de pérdida, de soledad, de aislamiento, de dolor, nostalgia y tristeza: es un reflejo en mí de una condición factual. Y si no me siento deprimido, ¡entonces sí que estoy loco! ¡Esta es la verdadera enfermedad! Estaría completamente desconectado de la realidad de lo que está sucediendo en el Mundo, la destrucción ecológica”

                 James Hillman